¿Qué tiene que ver sonarse los mocos con la salud de la boca?

Estamos tan acostumbrados a repartir las especialidades médicas en fracciones del cuerpo (los ojos para el oftalmólogo, el estómago para el digestivo, la nariz para el otorrino y los dientes para el dentista) que se nos ha olvidado que el cuerpo es uno y que lo que pasa en una parte tiene mucho que ver con lo que pasa en otra. En cualquier máquina lo vemos claro: si una pieza no funciona bien, con el tiempo acabará afectando al funcionamiento de toda la máquina incluso puede provocar que esta se rompa. No olvidemos que el cuerpo es la máquina más perfecta de todas.

Artículo publicado originalmente en El País. Sigue leyendo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba